miércoles, 25 de octubre de 2017

El baston del caballero en la Pampa Argentina

El bastón, o simplemente un palo, es sin duda la primer arma del hombre, tanto com compañero de apoyo como para la defensa y ataque, aca un poco de su historia, bueno, recordemos que el arma es la mano que empuña, y el llamada “arma” es solo la herramienta.

Estuvo en muchas culturas, los vascos usaban la makila, un bastón que aprendieron a manejar con precisión, como será que Napoleón Bonaparte, formo un pelotón de vascos con makilas, y en nuestras tierras, hacían de seguridad en algunas pulperías para acomodar revoltosos.
En Europa, el padre del combate de bastón, fue el francés Pierre Vignny, este le enseña el manejo a Eduard William Barton-Wright, creador del Bartitsu, conocido como “el arte de combate de Sherlock Holmes”.
Los irlandeses también desarrollaron método de pelea llamado batareaicht, peleaban con shillelagh, unos bastones muy duros, lo combinaban con un estilo de pelea llamado Gleacaíocht donde se combinaba palos puños y piernas.
Como vemos, pelear con palos es mundial, entonces…, en Sudamérica también tuvimos nuestra disciplina, totalmente propia y criolla, de esgrima de bastón y esta historia comienza alrededor del 1900, en la porteña Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores.

El tango era una música que se escuchaba en los bares y piringundines de los arrabales, música de la clase baja y trabajadora, que gastaban su jornal, al salir del trabajo, en percantas y otras cosas, paso el tiempo y el tango era su ritmo, y el dandy, el “joven de buena clase” quiso ir a conocerlo en esos cafetines, el tango estaba poniéndose de moda...
Que creen ustedes que pasaría si… que lugar? en un piringundín, en los arrabales, puede ser en la Isla Maciel, el Dock Sud, o Boedo; con quienes? donde están los trabajadores portuarios, de los frigoríficos, peones, y otros, que pasan antes de volver a su casa, a buscar un poco de calor allí…y que pasa? ven entrar a ese dandy, con su traje caro, con polainas y pajarita…bueno, no terminaba nada bien, más propiamente dicho para el dandy, todo mal, recordemos que es época de guapos, taitas y compadritos, y para quien no tiene un cuchillo, siempre alguien le facilita uno.

Dato aparte, en esta época es donde se consolida el lunfardo, el término “patota”, lo crearon los jóvenes de clase alta que concurrían a los prostíbulos ubicados en lugares marginales donde individualmente no podían sobrevivir a una pelea con hombres de los barrios bajos (cuchilleros experimentados), por ello asistían  a esos antros en grupo, es decir en patota. Además de la esgrima de bastón, de estoque y del boxeo, también incursionó el savatte francés, pero esta última disciplina no tuvo éxito y dejó de practicarse entre los grupos sociales altos.
Por último, estos jóvenes accedían a pistolas y revólveres de origen americano y europeo que portaban y empleaban indiscriminadamente.
Entre la elite porteña, el joven Jorge Newbery, un deportista excepcional, dicho de paso, junto a Delcasse, esgrimista, y Arturo Bonafont, de quien hablaremos, tomaron la punta para la auto defensa del porteño, se comienza a difundir la enseñanza de boxeo y allí es cuando Arturo Bonafont, comienza a enseñar en GEBA (Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires) esgrima de bastón, buscando un sincronismo, es como hoy día el boom de la defensa personal, porque? Todos sabemos el porqué.
Ahora explayándonos en el sistema de bastón de Arturo Bonafont, nace como una necesidad del caballero para defenderse. El bastón,  el arma y símbolo del caballero, y más antigua, es la elegida para pelear. Este sistema es totalmente argentino, paralelamente en Europa, el padre del combate de bastón el francés Pierre Vignny, le enseña su uso a Eduard William Barton-Wright, su sistema el Canne Vigny, que nos damos cuenta?, en cada continente se da lo mismo, por diferentes orígenes, nace el bastón como arma de caballero.
El sistema Bonafont, es espectacular para la defensa personal, real, rápido, simple, potente, no es stickfighting, esa es una de las maravillas que Bonafont noto, uno no debe mezclarse en una pelea, la debe terminar, entre sus características peculiares, por ejemplo, el grip o agarre, es invertido, lo que reduce la distancia, pero lo hace más veloz, impredecible y fuerte, las posiciones son simples, y naturales, los desplazamientos, reducidos, con una técnica en la cual se podía enfrentar a uno o varios oponentes, en espacios abiertos y cerrados.

Corría la década del ’30 cuando dejo documentado su sistema de combate con bastón, su disciplina la plasmo en un tratado de combate, en un libro titulado “Método de Defenderse con un Bastón en la Calle”, por vicisitudes de la vida, le fue imposible plasmar una segunda parte.
 Arturo, un hombre avezado en el combate decía sobre este tutor,  “Un sólido bastón de los que se adoptan simplemente para servir de apoyo, al hombre más pacífico, es un adminiculo que manejado por una persona experta en la materia, puede convertirse fácilmente, en un arma de gran eficacia para la defensa propia.” Que clara visión tenia.
Con estas palabras definía la llegada al combate “Llegado el momento en que el defendernos se ha hecho imprescindible. Deberemos observar instantáneamente la posición, actitud, ademan o movimiento agresivo del adversario para aplicar nuestro ataque arrestando o contratacando el suyo en el acto de su iniciación. Ver y ejecutar con la velocidad de un relámpago a de ser todo a un tiempo “sin dudas fue un espectacular luchador.
Actualmente continúa vivo el sistema Bonafont de esgrima de bastón, solo hay que encontrar quien te enseñe…
Quienes hemos peleado con bastón, stickfighting, o cualquier sistema con palo, sabemos que la premisa es no perder el arma, bueno, eso es básico, que decía esto Don Arturo “el bastonazo a de ser pasante, dado con actitud, asi evitamos el agarre del mismo por el oponente” esto solo lo puede decir quien peleo, un real maestro de pelea…
Actualmente este sistema está siendo difundido por el Maestro Eduardo Festorazzi y Maestro Jorge Prina, de la Asociación de Esgrima Criolla, contando con una profunda investigación y entrenamiento, ratificando que el legado de Arturo Bonafont, aún está vivo.

6 comentarios:

  1. Que buen artículo! precioso, documentado. Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar, fomentando nuestras raices, es importante plasmar informacion real, nuevamente gracias es bueno saber cuando hay una respuesta del otro lado!

    ResponderEliminar
  3. sos muy grosso jorge! un verdadero guerrero.agradezco a d.ios haberte conocido en la pelicula.abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que buen artículo. Me encanto. Acabo de ver un vídeo suyo en Youtube sobre este tema y no se si pude dejar el comentario que deseaba. Me gustaría recibir material técnico (vídeo o lubro) sobre la escuela de esgrima de baston. Este es mi mail: fernando_badaracco@hotmail.com
    Asimismo, tengo para compartir algo sobre la defensa con bastón.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar